miércoles, 12 de marzo de 2014

Ensaimada grande rellena de nata



Si hay algo de Mallorca que me encante, son sus esponjosas ensaimadas. Así que me puse manos a la obra e intente recrearla, y creo que lo he conseguido, porque la receta que hoy os traigo esta mucho más que buena, esta buenísima! Y tendréis ensaimada para unos cuantos días :P.


 Ingredientes:

  • Para la masa:
    • 300 gr de harina de trigo
    • 100 gr de azúcar
    • 65 gr de manteca de cerdo
    • 2 huevos
    • 12 gr de levadura fresca
    • 75 ml de agua templada
  • Para el relleno:
    • 400 ml de nata para montar
    • Azúcar
  • Para la decoración:
    • Azúcar glasé

Elaboración:

Vamos a empezar preparando la masa de nuestra ensaimada. Para ello ponemos en un bol el azúcar, los huevos y una cucharada de la manteca de cerdo, y lo mezclamos bien. Ahora templamos el agua, disolvemos en ella la levadura fresca y la añadimos a la anterior mezcla. Con ayuda de un colador vamos a ir añadiendo poco a poco la harina tamizandola. Vamos amasando la mezcla hasta obtener una masa. Nos untamos las manos con un poco de aceite de oliva y terminamos de amasar hasta obtener una masa elástica.

Ponemos el horno a 50 grados y metemos la masa durante 45-50 minutos hasta que doble su tamaño. Cuando ya lo haya hecho la sacamos y la estiramos a la larga con ayuda de un rodillo, sobre una superficie previamente aceitada. Esparcimos la manteca de cerdo que nos queda con la mano sobre su superficie. Seguimos estirando la masa hasta que quede muy fina, casi transparente. Después la enrollamos a la larga, y la reliamos en forma de espiral sobre una bandeja de horno aceitada o cubierta con papel de horno. La metemos al horno a 50 grados durante 45-50 minutos hasta que doble su tamaño. Sin sacarla, subimos el horno a 170 grados calor arriba y calor abajo, y horneamos durante 60 minutos. Cuando este dorada la sacamos y la dejamos enfriar sobre una rejilla. 




Toca el turno de hacer el relleno de nuestra ensaimada. Para ello batimos en un bol la nata hasta montarla y le añadimos poco a poco azúcar hasta que tenga el dulzor que deseemos. Abrimos la ensaimada por la mitad con un cuchillo panadero o una sierra para cortar bizcochos, y extendemos la nata por dentro con ayuda de una manga pastelera. La tapamos y la adornamos con azúcar glasé espolvoreándolo con un colador. Y ya solo quedará saborear esta gran delicia de la gastronomía mallorquina! ;)